Carnaval

El carnaval es un tiempo de festividad y desahogo previo a la sobriedad y recogimiento de cuaresma. Tiene su origen en las antiguas culturas griega y romana cuando se realizaban las festividades al dios del vino Dionisio, que era llevado en un carro llamado en Roma "carrus navalla", que luego se transformó en la palabra carnaval. También se dice que carnaval viene de la palabra "carnestolendas" que significa "fiestas de la carne".

Al llegar los españoles al Nuevo Continente, encontraron que los indígenas realizaban una festividad parecida al carnaval, en los meses de febrero y marzo, venerando la fertilidad y las buenas cosechas, duraba siete días.
Carnaval
Los primeros sacerdotes trataron de quitar y la práctica de ritos religiosos prehispánicos, pero el sincretismo dio lugar a otras formas de celebración.
En 1679, el Santo Oficio había emitido un edicto que prohibía a los seculares vestirse de religiosos durante los carnavales, y luego se prohibió a los hombres vestirse de mujeres. A causa de la prohibición, el carnaval se desplazó de la Ciudad de México a la periferia. Así, se arraigó en pueblos como Iztacalco, Mexicaltzingo e Iztapalapa, donde se hacían las danzas de los huehuenches, que eran indígenas disfrazados de viejos. En 1780 se ordenó a dichos pueblos destruir estas costumbres, bajo la pena de azotes y cárcel si no cumplían.
A pesar de la reiterada oposición a la celebración del Carnaval, éste no dejó de realizarse y ha permanecido hasta nuestros días. En la Delegación Iztapalapa se celebra en los Reyes Culhuacán, Santa Cruz Meyehualco, Santa María Aztahuacán, Santa Martha Acatitla, San Lorenzo Tezonco, San Sebastián Tecoloxtitlán, Santiago Acahualtepec y Santa María Tomatlán y en el Centro Histórico de la Delegación, donde se realiza el cierre de carnavales, reuniéndose las cuadrillas de los pueblos; además se realiza la ceremonia del "lunes del ahorcado" en el que se juzga al "palegande" por actos delictivos, su esposa también lo acusa de golpes y abandono, por lo que el juez lo manda a la horca, no sin antes cumplirle un último deseo, bailar un danzón de despedida.
Básicamente el carnaval consiste en cuadrillas de danzantes que van por las calles vestidos de charros con máscaras, de chinas poblanas o disfraces diversos llamados chichinas. Los acompaña una orquesta o banda de música y se detienen a bailar frente a las casas donde saben que les darán una cooperación para pagar la música. Se coronan a las reinas que desfilan en carros alegóricos y se organizan grandes bailes, aunque hay algunas variaciones que distinguen a cada pueblo.